Mostrando 1–24 de 38 resultados

Depósitos de vino

¿Que son los depósitos de vino?

Los depósitos de vino son una herramienta imprescindible tanto para almacenar el vino (o líquidos similares, mosto, cerveza, etc) en condiciones de calidad como también para el proceso de la fermentación de ciertas bebidas (jugo de uva a vino, mosto, etc) bajo unos estándares de calidad.

¿Para que se usan los depósitos de vino? ¿Para qué sirven los depósitos para vino?

Los depósitos de vino son usados principalmente para el almacenaje y/o en el proceso de la fermentación de bebidas, periodo mediante el cual el mosto o jugo de uva pasa a transformarse en una bebida alcohólica, el vino. En este proceso intervienen varios factores que condicionan el resultado final, permitiéndonos obtener este resultado de diferentes formas, mediante las cuales obtendremos diferentes velocidades de fermentación, diferentes niveles de oxígeno presentes al inicio, durante, y al final de la fermentación.

Depósitos para vino de acero inoxidable (inox)

El material principal hoy en día mediante el cual se fabrican la gran mayoría de depósitos es el acero inoxidable, por sus grandes cualidades a la hora de almacenar líquidos, dejarlos reposar durante largos periodos (sin ser alterados por el tipo de climas), por sus capacidades, siendo estos aislantes, duraderos, frescos, seguros y que no alteran de ningún modo la constitución ni el proceso de fermentación ni su estado durante su almacenaje. Acaba siendo el material más rentable. Altos estándares calidad/precio.

Cumpliendo altos estándares de calidad, espesores mínimos, fondos mínimos, con lo cual se consiguen muy largos periodos de vida útil, resistentes a la suciedad, de fácil limpieza, resistentes a la oxidación y no alteran el sabor ni la constitución del líquido a almacenar.

Depósitos de vino grandes (depósitos para profesionales)

Principalmente los depósitos de vino van orientados a grandes bodegas o almacenes, existiendo ya estándares muy precisos en su fabricación para obtener un enfoque más orientado a usos profesionales. Los depósitos de vino grandes y medianos se caracterizan por unos volúmenes grandes de almacenaje y están preparados tanto para fermentar el líquido en su interior como para el simple almacenaje.

Depósitos de vino pequeños (depósitos para particulares)

También existe una “segunda línea” de enfoque en cuanto a depósitos de vino, y no se queda para nada corta, pues en el sector existe una gran cantidad de particulares que tienen como hobbie o, precisan por ciertas razones, depósitos de calidad tanto para almacenar como para fermentar por ti mismo el líquido a preparar. La única diferencia suelen ser los volúmenes, ligeramente más reducidos, puesto que no va a generar las mismas cantidades una bodega que un particular.

Depósitos para la fermentación de vino / Depósitos para fermentar vino / Depósitos de vino para fermentar

Uno de los principales enfoques de los depósitos de vino es es la fermentación del vino (u otros líquidos), convirtiendo jugo de uva en este caso, o mosto en una bebida alcohólica. En el resultado final interfieren diferentes factores y situaciones, tales como el clima, la levadura, la temperatura (interior y exterior), la velocidad de la fermentación, los niveles de oxígeno presentes, el recipiente (tamaño, forma), etc.

La levadura interactúa con los azúcares creando etanol, dependiendo de la temperatura y la velocidad de fermentación, así como los niveles de oxígeno presentes al inicio de la fermentación y durante, obteniendo diferentes resultados, calidades y sabores dependiendo de las condiciones.

Depósitos de acero inoxidable para vino

Los depósitos de vino son principalmente de acero inoxidable gracias a sus ventajas, siendo el material más rentable, con unas características que los hacen idóneos, tales como que son aislantes, duraderos, frescos, seguros y que no alteran de ningún modo la constitución ni el proceso de fermentación ni durante su almacenaje.

Existen dos principales estándares de acero inoxidable con los que se fabrican los depósitos de vino:

Depósitos de vino de ACERO AISI-304

  • Acero inoxidable AISI-304, es la forma más común del acero inoxidable usada, la más barata, con una enorme resistencia a la corrosión, puede resistir la corrosión de los ácidos más oxidantes, es fácil de desinfectar, ideal para aplicaciones de alimentos, como en este caso el almacenaje y fermentación.

Depósitos de vino de ACERO AISI-316

  • Acero inoxidable AISI-316, siendo la segunda forma más común, con las mismas propiedades físicas que el acero AISI-304, pero conteniendo una composición con molibdeno, lo cual aumenta la resistencia a la corrosión, particularmente sobre solventes industriales, facilitando su limpieza, siendo usado principalmente en procesos químicos, ideales para la fermentación, por ser ligeramente más resistentes y ofrecer una mayor resistencia a la corrosión por solo un precio ligeramente superior (no hay diferencia notable en cuanto a precio).

Depósitos de vino siempre llenos

Gracias a una tapa compuesta por una cámara de aire, una bomba de inflado, un manómetro y un grifo de vaciado, a medida que baje el nivel del depósito (según se vacie por el grifo), el nivel del mismo hará bajar la tapa interior, con lo cual no entrara nada de oxígeno evitando que el líquido, en este caso el vino se oxide, obteniendo mucha más calidad en las remesas.

 

Desde mundobodega.com ponemos a su disposición desde depósitos de vino de los mejores materiales (principalmente acero inox), bidones, depósitos con cierres neumáticos, con fondos cónicos (permitiendo un vaciado total y facilitando su limpieza), fondos planos, con patas, sin patas, con tapas neumáticas (permitiendo apurar la altura de la tapa ergonómica, evitando oxidaciones con el oxígeno), tapa polvo, con grifo, con varias puertas y tapas, depositos siempre llenos, etc.


Quizá te interese:

Estrujadoras de uva

Estrujadoras de uva

Despalilladora de uva

Despalilladoras de uva

Complementos para depósitos

Complementos para depósitos